PONENCIA LANZAMIENTO CURSO DE CAPACITACIÓN INTERSINDICAL, ABRIL 2013, SINDICATO GASTRONÓMICO, MAR DEL PLATA

Mar del plata, 12 de abril de 2013

BUENAS NOCHES COMPAÑEROS Y AMIGOS:

En primer término, quiero agradecer su presencia en esta casa, desde ahora nuestra casa, a la que hemos dado de llamar CENTRO DE ESTUDIOS DR. RAMÓN CARRILLO, como una forma de mostrar nuestra gratitud a quien fuera el más grande sanitarista de este continente, y que muriera pobre y olvidado lejos de su patria, POR EL HECHO DE SER PERONISTA.

A la compañera MERCEDES MORRO, Secretaria Gral. del Sindicato de Gastronómicos Sección Mar del Plata y Directora de este Centro, que nos ha permitido estar aquí, y agradecer su confianza depositada en nuestra persona para llevar adelante este ciclo de charlas. Como también al compañero MARCEL VIEJO, Secretario Político de esta Agrupación que, generosamente me ha invitado a participar en la misma y posteriormente convencido, primero, para aceptar la SECRETARIA DE ADOCTRINAMIENTO Y FORMACIÓN PERONISTA, y segundo, iniciar estos cursos. Por último, a los compañeros de la agrupación Dr. Ramón Carrillo, a su Rama Femenina y a la Rama de la Juventud por aprobar que ocupara dicho cargo.

Digo FORMACIÓN PERONISTA, y no formación política, entendida ésta como la transferencia de conocimiento y herramientas que sirven en la preparación del militante, dirigente político o sindical que participen en la actividad política, entendiéndola como el actuar sobre la realidad, modificándola o transformándola, en función de las necesidades colectivas de la comunidad, para lograr así el bienestar individual.

Como les decía, no es un ciclo de formación política, y subrayo, es de FORMACIÓN PERONISTA. Donde el OBJETIVO que nos proponemos es que, cuando nos identifiquemos como PERONISTAS, sepamos porque lo hacemos, porque decidimos ser peronistas y no cualquier otra cosa. Que sepamos que detrás de esta palabra PERONISTA hay una historia, que conozcamos esa historia, y que sepamos que esa historia está atravesada por la existencia de miles de compañeros que dieron su vida, que fueron perseguidos, que resistieron, para que nosotros, hoy, sigamos la senda que ellos diseñaron, y que el primer caminante fue JUAN PERÓN junto a la compañera EVA DUARTE.

Ninguna originalidad pretendo decir que Perón fue lo más maravilloso que diera esta parte del orbe, que fue la síntesis de dos pueblos, de dos culturas, de dos continentes. Su lado materno fue savia de estas tierras, de origen tehuelche; y su línea paterna una mezcla francesa, inglesa y española. Por lo que Perón fue, como enseñan los clasificadores europeos un MESTIZO…  mestizo lo fue San Martín, el santo de la espada,  mestizo Perón, el santo de la palabra…  dos épocas, dos tiempos, dos historias unidas por un mismo ideal: la LIBERACIÓN, uno del yugo español, el otro del Imperio ingles.

Perón, cuando emerge del 17 de octubre, viene a romper con el paradigma establecido, viene a cuestionar el orden imperante. Porque era un orden impuesto desde afuera. Un orden inglés. Éramos su colonia de ultramar; una factoría de granjeros entregada pacífica y voluntariamente por aquella oligarquía cipaya a condición que se les compraran sus cereales y sus vacas, para luego disfrutar de sus vidas de ocio por la vieja Europa, cuando no enviaban a sus hijos a las Universidades inglesas o francesas para reproducir una nueva generación de serviles funcionarios al interés extranjero.

Ésta fue una tierra donde las vaquitas eran ajenas, y las penas seguían siendo nuestras. Una tierra en que si protestabas o te rebelabas, te reprimían… y daba lo mismo que fueran quinientos o tres mil los muertos, puesto que la complicidad del poder judicial, como de los medios periodísticos, todo lo encubrían, todo lo ocultaban, detrás de titulares como “los anarquistas y comunistas intentan disolver nuestra cultura occidental y cristiana”, pero como dijera Perón: “NO ERAN MAS QUE POBRES TRABAJADORES QUE SE MANIFESTABAN PARA LLEVAR UN POCO MAS DE PAN A LA MESA”.

Era una Argentina donde prácticamente no había industrias, no había tecnología, donde lo poco que había era extranjero; donde el SINDICALISMO estaba dirigido por hombres que recibían ordenes de Moscú; donde la corrupción política llegaba a asesinar en el Senado de la Nación; donde algunos políticos se suicidaban hastiados por la corrupción. En donde grandes plumas como Roberto Arlt, luego Santos Discépolo, ironizaban con el cambalache de nuestra Argentina. Y FORJA institucionalizaba nuestra realidad.

Era una Argentina donde la clase trabajadora era explotada por el estanciero, generalmente gringo; por empresarios sin PATRIA; por el inglés que se sentía amo y señor de este país, que tenía al ejército y al comisario rendidos a las plantas de sus pies. Donde los ancianos solo tenían derecho a una muerta rápida, como premio por una vida de trabajo miserable. Donde la niñez pasaba hambre y pobreza junto a su familia, que después de alguna huelga, seguramente, algún plato sobraría en la mesa. Donde las mujeres… las mujeres no tenían derecho, ni siquiera para soñar con un futuro digno para sus hijos.

Era una Argentina con una Constitución Nacional liberal, con sus códigos civil, comercial y penal liberal, con leyes y justicia liberal. Con una fuerza de represión a disposición de los señores liberales. Con un gobierno acostumbrado a dejar hacer, dejar pasar…  siempre y cuando se respete el orden ingles establecido.

Pero duró poco… o mucho!

Y un 4 de junio de 1943 un grupo de coroneles, de patriotas, con amor a la Patria, dijeron BASTA!… y todo cambiaría con el tiempo: los trabajadores tendrán derechos; la ancianidad y la familia serán protegidos y los niños los ÚNICOS PRIVILEGIADOS. Las mujeres tendrán DERECHOS CÍVICOS. Se reconoce como única clase social a los trabajadores, terminando con los antagonismos, con la lucha de clases. Ahora ellos tendrán conciencia social, de organización y participación, de autodeterminación, decidirán su propio destino y lo más importante, adquirirán una cultura que será interpretada como simple, práctica, profundamente humanista y profundamente cristiana, y es la que conoceremos como PERONISMO, y que tiene su síntesis en su DOCTRINA.

Hoy, hay quienes aseguran que  del peronismo no ha quedado nada. Que solo quedan sus símbolos, sus emblemas: el escudo, la marcha peronista, las imágenes de Perón y Evita, el nombre “Partido Justicialista”. Algunos hablan de cuatro peronismos o tres peronismos. Otros terminan adjetivándolo, poniéndole rótulos: peronismo clásico, peronismo auténtico, peronismo peronista, peronismo de Perón y Evita, peronismo revolucionario y otros ismos por nosotros ya conocidos, compañeros!.

Compañeros, el 21 de junio de 1973, al regresar Perón a la Argentina, luego de su forzoso destierro y ante los antagonismos existentes en su Movimiento, proféticamente nos señaló:

No hay nuevos rótulos que califiquen nuestra doctrina, somos lo que dicen las 20 verdades peronistas, no se hace patria gritando ‘viva Perón’, sino defendiendo el credo por el cual luchamos”.

Y el credo Peronista, como dijimos, es su DOCTRINA, son sus valores y principios que son nuestra razón de ser, nuestra savia de vida, lo que nos dan identidad, nos caracteriza, nos hace ser lo que somos, en la medida en que lo cumplamos, sino andamos por otros caminos, menos por el del PERONISMO.

Hoy, ciertos académicos, ciertos intelectuales, pretenden un PERONISMO-IDEOLOGÍA, puesto que lo asimilan con lo que han aprendido mejor, con lo que saben mejor: peronismo-liberal o democratacristiano, peronismo-socialista o socialdemócrata, o peronismo-de centro. Es lo más peligroso que nos está pasando.

Sin embargo, somos los compañeros de abajo, de los barrios, los de las Unidades Básicas, los que leemos y discutimos Conducción Política, Doctrina Peronista, La Comunidad Organizada, El Proyecto Nacional, La Razón de mi Vida, Historia del Peronismo, los que le marcamos el terreno a estos intelectuales a la europea y a nuestros dirigentes que replican lo que éstos le dicen, porque tenemos raíces, tenemos historia, tenemos identidad y porque…. como decía Perón: «Cada militante lleva en su mochila el bastón de mariscal!”.

…Y porque somos REVOLUCIONARIOS, y en este momento la pelea es inversa, iremos por esas ideologías, porque comenzaremos a pelear por una INTERNACIONAL JUSTICIALISTA…para Hispanoamérica.

El compañero Perón siempre rechazó ubicar al Peronismo como ideología. El nos habla de Doctrina, de una doctrina nuestra, de una Doctrina Nacional, que es la montura propia para cabalgar los tiempos que nos toca vivir. Es la herramienta con que los patriotas, aquellos hombres de grandeza de espíritu, pelean por la liberación de las injusticias y de los imperialismos de turno.

“A las doctrinas la hacen los pueblos” nos dice Perón, en oposición a las ideologías que nacen en los laboratorios de los ideólogos -generalmente pro europeos- y que se caracterizan por no reflejar la realidad, sino la mentalidad-teórica del IDEÓLOGO, que para llevarla a la práctica buscan ajustar, comprimir, encastrar la realidad a la ideología.

Compañeros, nunca va a andar como queremos un carro en el que los caballos van ubicados detrás del mismo.

Este proceso, muchas veces violento, de adecuar la realidad a la IDEOLOGÍA, nunca fue aprobado por Perón, que sí tenía ideología: la IDEOLOGÍA DEL PUEBLO, instituida por el pueblo en su evolución histórica, en su devenir histórico, una ideología concebida como un conjunto de IDEAS REALIZABLES…las irrealizables no eran tenidas en cuenta por Perón por estar alejadas de la realidad.

En nuestro presente, de un lado vemos a los que quieren forzarnos una ideología: los más revolucionarios, la socialdemócrata; los pragmáticos, la neoliberal. NI UNA NI LA OTRA. Tampoco el centrismo, porque eso es también liberalismo. Tenemos que volver a la TERCERA POSICIÓN, la de las TRES BANDERAS, actualizarla y no tergiversarlas.

Compañeros, la distinción dentro del peronismo entre doctrina e ideología fue bien clara durante el gobierno de Perón, nadie ponía en duda cuál era el proyecto de país que defendía el peronismo: LA NACIÓN JUSTA LIBRE Y SOBERANA.

Sin embargo, no lo es durante la década de los ’70. Esa claridad doctrinaria si bien se fue perdiendo fruto de aquellos desencuentros y de la poca capacidad de debate movimientista en los ‘90, tampoco creer que el peronismo está vacante, que está aguardando por una ideología, cuando es al revés. El peronismo sostiene un conjunto de IDEAS REALIZABLES, así se definía al peronismo en el Manual del Peronista de los años ’40.

Aquella PATRIA había sido realidad y fue el motivo tanto de la primera Resistencia como del “Luche y Vuelve”. Se peleaba por una patria posible, que había sido realidad. No se peleaba por un futuro utópico, sino por algo alcanzable, concreto, real. Todo quedaba supeditado al grado de PATRIOTISMO de los protagonistas. Porque la condición necesaria para ser peronista es ser patriota, por algo primero está la PATRIA en nuestra escalada de valores políticos.

El tema de la realidad está muy presente en el peronismo. Aquello de que “la única verdad es la realidad” se vincula estrechamente con la necesidad de no caer en ese puro idealismo, es decir, en el idealismo irrealizable. El peronismo es un ideal realizable.

Los grandes movimientos populares fracasaron en el S. XX., Y AHORA EN ESTE SIGLO. De ahí el tremendo pesimismo de la sociedades de nuestro continente. Pesimismo respecto de la política, de la vida, de la ética, del cambio social. Nuestra realidad es la cultura del instante, del vivir el momento, de disfrutar todo lo que se pueda ahora, que mañana nadie sabe lo que acaecerá.

Esta realidad del instante nos lleva a una desesperanza en el futuro…a un trágico futuro orwelliano.

En el ‘72 Perón nos decía que la peor desgracia en el país era la destrucción del hombre argentino. La destrucción moral del hombre argentino, la pérdida de sus valores SOLIDARIOS y HUMANISTAS que el PERONISMO había puesto en marcha.

Para Perón, los valores se incorporan si hay personas preparadas y dispuestas espiritualmente a hacerlos. Un egoísta no va a representar la solidaridad. Un dirigente convencido de la globalización no va a propugnar la NACIÓN LIBRE Y SOBERANA, porque, para él, la PATRIA no existe más, el Estado ya no existe.

Compañeros, los paradigmas fracasaron. El paradigma materialista histórico de la lucha de clases, fracasó!. El paradigma positivista del progreso indefinido, fracasó!. LIBERALES Y SOCIALISTAS FRACASARON. Se convirtieron en falsedades para el hispanoamericano de este comienzo de siglo. PERO NO PODEMOS DECIR QUE EL PERONISMO FRACASÓ, COMPAÑEROS!.

La presente década tiene sus desafíos que debemos enfrentar con los VALORES PERONISTAS. NACIÓN JUSTA LIBRE Y SOBERANA que en los comienzos era igual a TERCERA POSICIÓN. Ninguna sumisión a factor externo, ninguna dependencia a grupos económicos.

En la medida que consensuemos la actualización de nuestra DOCTRINA, con unidad de concepción, avanzaremos en la recuperación de la IDENTIDAD PERONISTA, en la definición precisa DE LO QUE REPRESENTAMOS -pasado, presente y futuro- y en la reestructuración del movimiento que debe darle sustento al Proyecto Nacional de COMUNIDAD ORGANIZADA y que con cuadros MILITANTES decididos Y ADOCTRINADOS comenzará a renacer la ESPERANZA en la Argentina JUSTA LIBRE Y SOBERANA…y así, el sueño del compañero JUAN PERÓN, el de EVA y de todos los COMPAÑEROS, los que ya no están, como los de los presentes, se habrá cumplido.

Marcelo Viejo – SECRETARIO POLÍTICO.
Luis E. Gotte – SECRETARIO DE ADOCTRINAMIENTO.

Publicado en Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.